Si no me lees cuentos, no aprendere a soñar.

Contarle cuentos a los niños, supone una actividad de gran valor intelectual, cognitivo y emocional, que todo padre o educador debería poner en práctica cuanto antes, es una magnífica forma de crear complicidad y de estrechar vínculos afectivos entre unos y otros. Quien no recuerda un cuento de nuestros padres o de nuestros abuelos, es uno de los recuerdos mas entrañables de nuestra infancia, los niños aprenden a escuchar con atención a ser pacientes, trasmiten valores como la constancia, la amistad, la modestia, la honestidad, la lealtad, etc. Aprender a desarrollar el lenguaje el vocabulario y la capacidad de comprender. Enseñan a identificar emociones como el miedo, el amor, la frustración, la ira, la envidia o el deseo. Los niños se identifican con las historias y le ayuda a afrontar retos y miedos así le será mas fácil resolver los problemas. Todos los niños necesitan la atención de los padres, El rato de contar un cuento con los padres Incrementa la comunicación y la confianza entre ambos y así mejora su autoestima. Leer un cuento es fantástico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SEAMOS AMIGOS EN GOOGLE!! ÚNETE!! Google+ Followers

SEGUIDORES.